les desea buen fin de semana

Cogiendo…primeras perspectivas

Publicado: 2011-01-19

La importancia que tienen sus cuatro letras, así como la impotencia de su ausencia, puede provocar todavía cierta indignación convirtiéndose en tabú para algunas personas y, en otras circunstancias, toma  un interés exhaustivo para los que buscan, quizás, mejorar o darse cuenta que otras personas pasan por embrollos similares a la hora de aplicarlo. Y no vale mentir, porque siempre fue todo un "trámite" deshacerte del brasier de tu novia, tu "amiga con derecho a rose", tu "aguirre" o, quien sabe, hasta de la "prosti" que eres fielmente “casero”.

Toda clase de canciones que escuchamos en el dial, desde un mezquino  “perreo” de tres palabras o la balada mas mermelada, la gran mayoría terminan mencionando y evocando esa minúscula palabra, convirtiéndose en el punto central de una sinfonía muchas veces - una de los prisioneros, muy conocida, la convirtió en un coro infaltable en los momentos de mayor algarabía en los tonos limeños-.

Se puede disfrutar en el mejor colchón paraíso de forma redonda o también uno puede deleitarse improvisadamente apoyado en un simple water, en los casos más extremos cubriéndote la nariz por el grave hedor del baño. Lo más probable es que se encuentre entre las prioridades humanas, si de gustos se trata, porque quien no bromea con ello o aguarda con anhelo la escena más candente de esa novela o película para alimentar fantasías con nuestros amores platónicos.

Algunos lo comercializan y en muchos casos hacen  excelentes negocios - Hugh Hefner y su canonizable playboy para muestra de un botón -. Pero también existe otro grupo que lo utiliza como una razón valorable, un sello con forma de corazón, elevando este acto de forma significativa y desmontando su lado más chabacano para convertirlo en el mejor gesto de amor y transformar, o utilizar, esas cuatro palabras para plasmarlo en el más humano y afectivo de sus términos (o apodos) como "hacer el amor".

No soy un semental todoterreno como Kid rock, músico que ha llegado a tener un sin fin de encuentros sexuales, la gran mayoría de ellos envidiables. Pero lo que si poseo es la curiosidad de ahondar sobre este tema ya que uno nunca sabe la verdad absoluta de las cosas, en otras palabras, desde la importancia que tiene el sexo hasta si lo aplicas como todo un Casanova. Así como  si es básico ser un sex symbol o si con la carga de amor basta y sobra.

Para la mayoría de mis amigos en estas vacaciones ha tomado tanta relevancia este tema como la costumbre de tomarse unos rones cada sábado. No es que viva en un albergue de arrechos, aunque motivos para la comparación tenemos porque en la zona donde vivo existe una tremenda demanda de chicas, pero escuchar tanto himno “chonguero” de Él bananero y Yayo(cómico argentino bañado en jergas pero cargado de risas e imprudencia, hace poco me entere de su existencia, publicaré un video de él) hace inevitable ponerlo como una prioridad en nuestros congresos en la banca de un parque.

Recuerdo que la primera vez que tuve sexo no fue nada premeditado pero llegue a obtener un placer tan compacto que no me importo ni la pose, ni las preguntas y respuestas, ni dejar huellas, hasta ni eyacular dentro de ella. Eso después genero una alarmante preocupación en,  quizás, el mejor quinceañero que tuvo mi “promo”. O sea, casi 50 cajas de cerveza en el espacioso primer piso del Morochucos de Surco al agua. Porque mi estomago estaba tan álgido como mi cara y mis ojos, a pesar de estar bien abiertos, comenzaban a observar mas allá de lo evidente, mismo Leono, imaginándome ya trabajando de obrero como un primerizo padre de familia. Esa clase de descuidos debe ser la parte más crítica y neurótica en las consecuencias de tener una relación sexual.

Pero también existe su rincón quizás mas agradable, dulce como un bono bon, que consiste en ganarse ese momento a base de meritos, paso a paso, intercambiando confianzas, disfrutando hechos, compartiendo historias, fortaleciendo sentimientos para transformar esa noche en el encuentro de dos mundos, como traduciría el cursi "dos historias" de Gianmarco. Y ese rincón es preciado hasta los expertos en el tema, como escuché decir una vez en El francotirador a la entrevistada de ese domingo, Alessandra Rampolla: "Cuando conocí la felicidad orgásmica, marco un antes y un después,... en ese momento pensé que era wuau lo mas grande..."

Sé que esta noche no disfrutaré de los placeres, del deleite, del éxtasis y de sensaciones que te brinda el sexo. Esta noche algo inerte será, para mí, una noche sin sexo.

http://www.youtube.com/watch?v=eu2axidHkPI&feature=related


Escrito por


Publicado en

una noche sin sexo

Otro blog más de Lamula.pe